Camí de les Ràfoles, s/n . 08830 Sant Boi de LLobregat . Barcelona+34 93 640 16 08bures@buressa.com

¿Cómo trasplantar un cactus?

Entrada 53 de 201
¿Cómo trasplantar un cactus?

Los cactus son plantas suculentas que se caracterizan por tener un tallo grueso y espinoso en lugar de hojas, lo que les permite almacenar agua y sobrevivir en ambientes áridos. Existen miles de especies diferentes de cactus, desde pequeñas y espinosas hasta grandes y de forma cónica. El trasplante de un cactus es una tarea relativamente sencilla, pero es importante seguir algunas pautas para evitar dañar la planta.

  • Elige el momento adecuado

El mejor momento para trasplantar un cactus es en la primavera o en el verano, cuando la planta está en su fase de crecimiento activo.

  • Prepara el nuevo recipiente

Selecciona una maceta un poco más grande que la actual para permitir el crecimiento del cactus. Asegúrate de que tenga un buen drenaje y que esté limpia. Puedes cubrir el fondo con piedras para mejorar la circulación del agua.

  • Prepara la planta

Quita el cactus de su maceta actual y revisa las raíces. Si están podridas o dañadas, retíralas con cuidado. Si el cactus es grande y pesado, puedes envolverlo con papel de periódico o una toalla para evitar que se rompa.

  • Coloca el cactus en la nueva maceta

Agrega el SUSTRATO PARA CACTUS de BURÉS al fondo de la maceta y coloca el cactus en el centro. Asegúrate de que quede a la misma profundidad que estaba en la maceta anterior. Agrega sustrato de nuevo alrededor de la planta, presionándola suavemente para asegurarte de que quede bien compacta.

 

 

  • Regar el cactus

Después de trasplantar el cactus, es importante regarlo para ayudar a establecer sus raíces en su nuevo hogar. Pero ten cuidado de no excederte en la cantidad de agua, ya que los cactus son sensibles al exceso de humedad. Riega el cactus lentamente, permitiendo que la tierra absorba el agua.

  • Mantenimiento

Después del trasplante, es importante no regar el cactus durante los próximos días para evitar que las raíces se pudran. Después de eses tiempo, riega con moderación. Asegúrate de que el cactus reciba suficiente luz y de que no esté expuesto a corrientes de aire frio.

Siguiendo estos pasos, tu cactus debería estar bien trasplantado y crecer feliz en su nuevo hogar.

 

, , , ,

This article was written by bures

Menu