Camí de les Ràfoles, s/n . 08830 Sant Boi de LLobregat . Barcelona+34 93 640 16 08bures@buressa.com

Cuidados del jardín y el huerto en otoño: el mulching

Entrada 2 de 110
Cuidados del jardín y el huerto en otoño: el mulching

A lo largo de la historia la observación de la naturaleza, y la capacidad del ser humano para extraer ese conocimiento y aplicar el aprendizaje, ha hecho que la agricultura (y la jardinería posteriormente) hayan avanzado y mejorado notablemente. El mulching es una de las técnicas que hemos adoptado a imagen y semejanza de la madre naturaleza, que crea mulch en los bosques desde el origen.

Los bosques y otras masas y pulmones vegetales crecen a pesar de las inclemencias o de las condiciones realmente adversas de la climatología. La propia naturaleza dispone de medios de protección a su alcance  para beneficio de las plantas. Observando cómo se protegen los bosques y como aplican mulch por sí mismos protegiendo el suelo, las plantas, las raíces de los árboles y creando capas orgánicas en beneficio propio, el ser humano ha aprendido a hacer mulching y a proteger sus propios cultivos, así como sus jardines decorativos.

En horticultura el mulching designa la materia orgánica: hojas, recortes de hierba, corteza de pino, chips de coco… o inorgánica: arcilla expandida, puzolana volcánica, cerámica triturada, que se distribuye por el suelo con fin de protegerlo, aportarle nutrientes, mejorar la retención de agua o con fines meramente decorativos.

Cuando el mulching se realiza adecuadamente, este puede ofrecer muchos beneficios:

  • Evita el fenómeno apagado. Los suelos de piedra caliza y arcilla se empiezan a compactar y forman una costra en la superficie después de la lluvia. El cubrir el suelo con mulch va a evitar esto en gran medida.
  • Favorece la vida del suelo. El mulch ofrece una capa protectora que minimiza las diferencias de humedad y temperatura. Incluso favorece el desarrollo de microbios en la superficie que ayudan a liberar nutrientes necesarios para el desarrollo de los hortícolas y las plantas del jardín.
  • Minimiza el riesgo de enfermedades. La capa física que proporciona el mulch ayuda a disminuir la propagación de enfermedades, sobre todo en la época de lluvia.
  • Cultivos con menos fango. Los cultivos escaladores como las fresas (frutillas), el tomate o el melón no estarán en contacto directo con el suelo, más bien con el mulch.
  • Suelo más fértil. Al descomponerse, la cobertura se va a transformar en humus y se enriquecerá el suelo con nutrientes para un crecimiento óptimo de los vegetales.
  • Menos riego. El suelo descubierto va a provocar la evaporación del agua y la transpiración de las plantas. Pero el mulch funciona como una esponja para una mejor absorción del agua en periodos de lluvia, evitando que seque en el verano.
  • Menos maleza. Protege el suelo de la luz y evita la proliferación de mala hierba.

This article was written by bures

Menu