Camí de les Ràfoles, s/n . 08830 Sant Boi de LLobregat . Barcelona+34 93 640 16 08bures@buressa.com

Prepara tu abeto para Navidad

Entrada 7 de 132
Prepara tu abeto para Navidad

¿Sabías que puedes disfrutar de toda la majestuosidad de un abeto durante estas navidades y las próximas? Si prestamos atención a los cuidados del abeto podemos tener árbol para rato. Sólo necesitamos una terraza de buenas dimensiones o un jardín y cuidar de él mínimamente para verlo crecer.

Los cuidados del abeto de Navidad están marcados por sus orígenes naturales, donde crece de manera silvestre. La mayor parte de los abetos de Navidad naturales que utilizamos para decorar estas fechas señaladas son distintas especies de píceas o abies, dos géneros de árboles pertenecientes a la familia de las coníferas, que suelen crecer de manera natural en los bosques fríos. Este aspecto determina cuáles son los cuidados de este árbol tanto dentro como fuera de casa.

En primer lugar, tendremos que ser cuidadosos a la hora de elegirlo cuando vayamos a un vivero. Lo ideal es optar por un árbol con un contenedor de buen tamaño y bien enraizado. También es importante tomarse tiempo para revisar la salud del abeto en el momento de la compra. Un abeto natural con agujas verdes es un abeto sano, en cambio si presenta agujas marrones puede estar debilitado por exceso de riego.

 

 

Una vez hayamos llegado a casa, es momento de extremar los cuidados del árbol: debemos alejarlo de los radiadores, chimeneas o cualquier otra fuente de calor. Esto incluye la iluminación que usemos para decorarlo, puesto que debemos optar por las luces led de navidad, en vez de las bombillas incandescentes para proteger sus singulares hojas.

Otra cuestión prioritaria es la iluminación porque, aunque es una planta amante del fresco, también agradece la luz natural.

 

 

El aspecto más importante para los cuidados del abeto es la humedad. Los ambientes de las casas en invierno suelen ser principalmente secos por el uso de calefacciones. Para superar esta adversidad, podemos pulverizar a conciencia sus ramas con agua fresca.

Otros de los puntos clave es el riego. El abeto natural pide tener el sustrato constantemente húmedo, sin apelmazar y con un buen drenaje. Por ello es primordial ser rigurosos con el riego, pero evitando encharcamientos.

También, debemos tener cuidado con el exceso de decoración que podría dañar sus ramas, las yemas de las ramas o la cumbre del árbol.

Una vez hayan concluido las fiestas, lo ideal es plantarlo directamente en el suelo. Sin embargo, si no disponemos de jardín, podemos sacarlo a nuestra terraza o balcón. Los abetos demandan un suelo con un buen drenaje y con profundidad puesto que son dados a tender raíces a mucha profundidad.

 

 

Para trasplantarlo correctamente debemos realizar un hoyo de buenas dimensiones que rellenaremos con agua. Antes de plantar esperaremos a que esta desaparezca. Además, hay que ser cuidadosos con el tipo de suelo: lo ideal es que sea una mezcla de sustrato orgánico con arena o perlita. En este sentido, desde BURÉS recomendamos el uso de el sustrato TIERRA HUERTO Y JARDÍN. Este producto parecido al huerto de máxima calidad es un sustrato de granulometría media y densidad ligeramente elevada debido a la incorporación de arenas y arcillas en su formulación. Este sustrato es una tierra vegetal con una mayor densidad y un buen drenaje.

 

Otra opción igualmente válida es el SABLÓN, un producto principalmente de arena cribada procedente de granito meteorizado de color marrón y con una granulometría fina de 0 a 7 mm.

, , , , , , ,

This article was written by bures

Menu