Camí de les Ràfoles, s/n . 08830 Sant Boi de LLobregat . Barcelona+34 93 640 16 08bures@buressa.com

Consejo Burés: El riego

Entrada 8 de 82
Consejo Burés: El riego

Lograr una óptima respuesta en el cultivo y no malgastar agua es un objetivo que conseguiremos con una buena gestión en el uso del agua de riego, dosificando su aporte y frecuencia. Regar de forma regular y con la cantidad de agua suficiente para conseguir una buena humectación del sustrato es la clave del éxito en el cuidado de las plantas, tanto en jardinería como en huerto urbano.

Apuntamos algunos de los aspectos a considerar en el riego:

 

  • Dejar secar el sustrato entre riegos, de esta forma evitamos la humedad constante de las raíces, disminuimos el riesgo de enfermedades relacionadas con el exceso de agua y estimulamos el desarrollo radicular.
  • Distanciamiento del riego: resulta preferible un riego distanciado con una cantidad abundante de agua que riegos frecuentes con poca cantidad ya que no llegan a humectar correctamente el sustrato.
  • Es de vital importancia regar bien tota la superficie y no centrarse únicamente en la zona próxima al cuello de la planta y sus raíces. Si logramos una humedad uniforme en todo el medio de cultivo, esto favorecerá una mejor proliferación de las raíces.
  • El momento del día: Regar a la primera hora de la mañana o al atardecer es preferible a hacerlo en las horas de pleno sol. El agua de riego se aprovecha más en horas tempranas o tardías evitando su pérdida o evaporación.
  • Evitaremos el agua encharcada: este factor favorece la aparición de enfermedades. Escogeremos mezclas estudiadas de drenaje garantizado y utilizaremos elementos drenantes en macetas y jardineras, como gravillas o puzolana volcánica es indispensable para garantizar el buen drenaje del medio.
  • Escoger un sustrato con óptimas propiedades físicas: capaz de retener bien el agua y garantizar la aireación de las raíces, como es el Sustrato Universal J-2. Los sustratos de mezcla deben estar diseñados para disponer de una reserva de agua adecuada y un buen volumen de aire para las raíces, un drenaje rápido y capacidad de retener los nutrientes aportados de formar regular con la fertilización. Los sustratos de calidad, como el Universal J-2, deben presentan un buen manejo: absorber de manera fácil el agua entre riegos y también tener una alta estabilidad: no degradándose y perdiendo sus propiedades físicas de forma rápida. Las características físicas de un sustrato son propias de la mezcla que lo constituye y son difíciles de corregir una vez realizado el trasplante.

 

, , , , , , ,

This article was written by bures

Menu