Camí de les Ràfoles, s/n . 08830 Sant Boi de LLobregat . Barcelona+34 93 640 16 08bures@buressa.com

El riego del Césped

Entrada 103 de 110
riego de cesped

Para un riego efectivo del césped se han de considerar los siguientes factores: la frecuencia del riego, la cantidad de agua a aplicar y la hora del día en que vamos a regar.

 

La frecuencia del riego puede variar de un lugar geográfico a otro. Por lo tanto, será la apariencia del césped la que nos indicará si se debe regar o no. Cuando nuestro césped adquiera un color verde azulado, o cuando nuestras pisadas queden marcadas (la falta de agua hace que a la hoja le cueste recuperar su posición original), serán los indicativos que nos avisarán que debemos proceder a su riego. Durante la época estival es conveniente realizar riegos distanciados y abundantes.

Debemos aplicar un volumen de agua en los riegos que nos permita humedecer de manera profunda la tierra (15 cm de profundidad, aproximadamente). Con ello, conseguiremos que las raíces de nuestro césped arraiguen con fuerza en el terreno. Por el contrario, un riego ligero y diario producirá un arraigo superficial de nuestro césped y el desarrollo de malas hierbas. Si favorecemos un buen arraigo en profundidad, obtendremos un césped más resistente en situaciones de falta de agua de riego.

Las horas más apropiadas para el riego son de 4 a 8 de la mañana, ya que son las horas en que el aire está prácticamente en calma y no hay apenas evaporación de agua. En las horas tempranas de la mañana, el agua de riego se provecha más y el sistema de riego es más eficiente. En verano no son aconsejables los riegos por la noche, ya que pueden favorecer la proliferación de hongos debido a que el agua queda más tiempo en el suelo favoreciendo condiciones de temperaturas altas y humedad ambiental.

Consejos:

  • Realizar riegos   de   manera   sistemática    sin    antes    observar    las  necesidades del césped antes indicadas, no beneficia en absoluto su salud, ya que un exceso de humedad puede provocarle enfermedades.
  • Si regamos de manera inmediata un césped marchito tenemos muchas posibilidades de recuperarlo.
  • En el caso de un césped recién sembrado, sí es aconsejable su riego de 2 a 4 veces al día (dependiendo de la época del año en la que estemos y la zona geográfica donde nos hallemos). Este proceso se habrá de repetir hasta que el césped adquiera una altura aproximada de 2
  • Cortar el césped con regularidad y practicar un recebado y aireado en primavera u otoño es una buena manera de favorecer su regeneración, manteniéndolo renovado y sano para afrontar condiciones más
  • Es conveniente revisar el sistema de riego para que funcione de una manera uniforme, evitando pérdidas de agua, superficies encharcadas y zonas no

Es importante seleccionar especies que se ajusten a nuestras necesidades según uso del césped, zona geográfica y características del agua de riego (salinidad).

This article was written by bures

Menu